Carlos Gaytán: el primer chef mexicano con una estrella Michelin

« Sal de tu zona de confort, no te conformes con ser un número y haz la diferencia »

Nacido en 1970 en Huitzuco, el chef reconocido en varios países como el embajador de la gastronomía mexicana siempre supó que quería ser cocinero. 

Amante de la cocina desde muy jóven, aprendió los secretos de la cocina con su madre, cuando sembraba y cultivaba plantas con ella. Su padre por su parte le enseñó a cazar y a los 14 años ya sabía preparar al chivo para hacer barbacoa. 

A los 20 años y en busca de aventuras dejó México por Chicago, con el sueño de trabajar en una cadena de hamburguesas.  

Su primera experiencia profesional en la cocina fue como lavaplatos en el Sheraton Milwaukee North Shore, allí aprendió a manejar una cocina. 

Carlos ascendió rápidamente, convirtiéndose en cocinero del hotel, para luego llegar a ser director de banquetes en el Union League Club de Chicago. Finalmente, trabajó junto al famoso chef Dominique Tougne en el Bistro Margot de Chicago donde desarrolló su pasión por la técnica francesa.

Tlayuda, atún, aguacate carbonizado, huevas de salmón, ailoi de saltamonteslayuda

En 2008, con la apertura de Mexique, cumplió su sueño de abrir su propio restaurante. La mezcla de su herencia mexicana y su amor por el estilo culinario francés, muy marcado en su restaurante, le ha permitido convertirse en el primer chef de origen mexicano en recibir una estrella Michelin en 2013. 

En 2018, para reencontrarse con sus raíces, Carlos decidió cerrar su restaurante. Así que, con la promesa de volver a Chicago, se fue a México. Allí cocinó, estudió, viajó y trabajó en nuevos proyectos que le permitieron redescubrir sus raíces y profundizar en su propia herencia. 

Al regresar a Chicago, abrió 2 restaurantes “Tzuco”, nombrado en honor al pueblo en el que vivió hasta los 20 años, Huitzuco («lugar de espinas» en náhuatl) y “Tales” que consiste una sala de degustación privada con 16 asientos. 

En “Tzuco” se celebra los sabores mexicanos, destacando en el menú el ceviche de callo de hacha con leche de tigre y sal de gusano, las infladitas rellenas de cochinita con ceniza de cebolla y la tetela rellena de tinga de pollo con jugo de tinga, crema y queso de Huitzuco.